Press "Enter" to skip to content

Primera derrota de Erdogan en las elecciones municipales de Turquía

El presidente Erdogan con su esposa, Emine, ha prometido “renovar” su partido tras sufrir su mayor revés en las urnas en dos décadas.

Estambul, lunes 01 de Abril de 2024
Extrañamente Erdogan reconoció su derrota en las elecciones locales del domingo, tras una serie de sorprendentes victorias del secularista Partido Republicano del Pueblo (CHP) en algunas de las zonas más conservadoras del país.

El CHP obtuvo el 37,74% de los votos en todo el país, superando por poco al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan, que obtuvo el 35,49%. Es la primera vez en las 18 elecciones celebradas desde que el AKP llegó al poder en 2002 que no consigue hacerse con la mayor parte de los votos.

El CHP ganó la ciudad occidental de Bursa, Kastamonu, en la región del Mar Negro, Kirsehir, en el interior de Anatolia, y Kilis, en la frontera meridional con Siria, todas ellas provincias conservadoras que anteriormente habían votado decisivamente por Erdogan y su partido.

Los alcaldes del CHP en Estambul y Ankara, las dos ciudades más grandes de Turquía, ampliaron sus márgenes de victoria sobre el AKP. El partido también se ha hecho con la mayoría de los escaños del consejo regional de Estambul, desafiando las predicciones de los encuestadores de que tendría dificultades para mantener la ciudad. Distritos como Beyoglu, el barrio natal de Erdogan, y Uskudar, donde tiene una villa y reza en la mezquita local, fueron algunos de los que pasaron del AKP al CHP.

Ekrem Imamoglu, el reelegido alcalde de Estambul, declaró ante una multitud enfervorizada que los resultados representaban “el fin del gobierno unipersonal” y afirmó que se había establecido “una nueva cultura” en la ciudad.

Imamoglu ganó Estambul por primera vez en 2019, tras unas disputadas elecciones que fueron revocadas por el organismo de control electoral y repetidas. Desde entonces se ha consolidado como la figura más popular de la oposición y muchos turcos esperaban que fuera el candidato presidencial en las elecciones nacionales del año pasado. La decisión de apostar en su lugar por Kemal Kilicdaroglu, líder del CHP desde hace años, provocó divisiones en el seno del partido y, más tarde, el colapso de la coalición opositora de seis partidos.

Ekrem Imamoglu es ahora “la mayor amenaza política para el mandato de Erdogan

Se esperaba que estas luchas internas mermaran las posibilidades de Imamoglu en estas elecciones. En cambio, los primeros resultados sugieren que los votantes aprovecharon su oportunidad para castigar al gobierno de Erdogan por la creciente crisis económica. La inflación anual alcanzó el 67,07% en febrero a pesar de los esfuerzos del banco central, que ha elevado el tipo de interés al 50%, mientras que la lira turca ha perdido el 75% de su valor frente al dólar desde 2021. En muchos lugares, el CHP fue ayudado por una división en el núcleo de votantes conservadores de Erdogan, con algunos dando su apoyo al Nuevo Partido del Bienestar (YRP), un partido islamista marginal que ganó dos provincias y obtuvo una gran participación en otras.

Erdogan dijo a la multitud congregada ante la sede del AKP en la capital, Ankara, que los resultados “no son nuestro final, sino un punto de inflexión”, y afirmó que su partido disponía ahora de un periodo de cuatro a cinco años para corregir sus errores. “Convertiremos el periodo hasta las próximas elecciones en uno de contabilidad exhaustiva en el que nos renovemos en todos los aspectos”, afirmó.

Las próximas elecciones nacionales están previstas para 2028 y, aunque Erdogan ha dicho que no se presentará, desempeñará un papel clave en la elección de su sucesor. También esperaba aprobar la reforma constitucional antes de dejar el cargo, un proceso que ahora será mucho más difícil.

Opinión de un experto en política interna turca y política exterior
Sinan Ciddi, investigador de la Fundación para la Defensa de las Democracias, un centro de estudios con sede en Washington, coincidió en que los resultados eran indicativos de un descontento más amplio con el gobierno de Erdogan. “No se trata de un reproche a los mediocres candidatos a la alcaldía del AKP. Se trata de una denuncia a escala nacional de Erdogan y del AKP. Además, confirma la firme presencia de Imamoglu como líder nacional y ahora la mayor amenaza política para el mandato de Erdogan”, afirmó Ciddi.

Sin embargo, Erdogan aún puede obstaculizar a la oposición en el gobierno local. El Gobierno central asigna los presupuestos municipales, y ha privado a Estambul de fondos desde 2019. Imamoglu también está apelando contra una condena por insultar a funcionarios públicos que podría resultar en una pena de cárcel y la prohibición de ejercer cargos políticos.

Los alcaldes de la oposición elegidos en las regiones kurdas de Turquía en 2019 fueron todos destituidos más tarde y reemplazados por cuidadores nombrados por el gobierno, una medida que también ha sido amenazada en Estambul.

Copyright © 2024 ElCanillita.info / BlogDiario.info / SalaStampa.eu, servicio mundial de prensa

error: Content is protected !!

* 114 *