Press "Enter" to skip to content

¿Que opinan los gazatíes de Hamás?

La Franja de Gaza han quedado reducidas a escombros por las bombas israelíes, mientras Hamás se ha escondido en túneles. Civiles palestinos han permanecido en la superficie para contar el coste del conflicto.

BlogDiario.info, 26/11/2023
La mañana del 7 de octubre, Sara, madre de dos hijos, se despertó con la noticia de que combatientes de Hamás y multitud de civiles habían atravesado la valla que la había encerrado a ella y a 2 millones de personas en una franja de tierra pequeña cuanto una isla del Atlántico Sur (360 kilometros cuadrados).
Estaba conmocionada. Como muchos ciudadanos en Gaza, apoyaba lo que ella llamaba la “resistencia” armada contra el asedio israelí y la ocupación de Cisjordania. Eso significaba que las Brigadas Qassam de Hamás y la Yihad Islámica Palestina lanzaban cohetes contra las comunidades fronterizas israelíes y atacaban a los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Ella y otros palestinos vivían en guerra constante y asimétrica con Israel. Ahora, creía que la “resistencia” se había abierto paso.

Muchos gazetíes lo celebraban. Era increíble que unos pocos centenares de insurgentes dieran una paliza a una fuerza mucho mejor equipada. Pero luego empezaron a salir las noticias: Jóvenes masacrados en una fiesta; familias calcinadas en sus casas; niños y ancianos secuestrados y llevados a Gaza.

Palestinos celebran junto a un tanque israelí destruido el 7 de octubre, día del ataque de Hamás.

Sara, que pidió que no se publicara su nombre real, estaba horrorizada. La matanza de niños y civiles le repugnaba.

Las represalias de Israel comenzaron poco después. En los seis primeros días del conflicto, la aviación israelí lanzó miles de bombas sobre Gaza. En pocas semanas, grandes sectores quedaron reducidos a escombros. Centenares de civiles, casi la mitad de ellos niños, murieron por las bombas israelíes. Sara y su familia luchaban por sobrevivir: había poca comida, no había agua potable. No había refugios, ni electricidad, ni combustible. Los hospitales se quedaron sin suministros médicos y cerraron sus unidades de cuidados intensivos. Los cadáveres se amontonaban.

Sin embargo, Hamás, que gobierna la Franja de Gaza como una autocracia unipartidista y cuyas brigadas armadas habían iniciado el ataque el 7 de octubre, no aparecía por ninguna parte. Sus combatientes estaban en los túneles bajo Gaza, a los que los civiles tienen prohibido el acceso, mientras que la gente moría bajo los escombros de sus casas, en campos de refugiados o en las calles.

Las IDF ordenaron a los civiles gazatíes del norte que huyeran de sus hogares hacia el sur de la franja, donde tampoco estaban a salvo de las bombas israelíes. Sus líderes, mientras tanto, pronunciaban encendidos discursos desde la comodidad de sus refugios en el extranjero.

“No se nos permite viajar del sur al norte [de Gaza], pero los dirigentes de Hamás se mueven entre Beirut y Estambul”, dijo Sara. “¿Es justo? No lo es”.

Siete semanas después de la masacre del 7 de octubre, cuando Hamás y sus afiliados mataron a más de 1.200 personas en Israel, Gaza yace en ruinas. Más de 1,7 millones de personas -el 85% de la población- han sido desplazadas y más de 14.000 han muerto, según las autoridades sanitarias dirigidas por Hamás. Incluso con el aumento de la entrega de ayuda durante la pausa en los combates, que comenzó el viernes y está previsto que termine a principios de la próxima semana, casi toda la población vive sin alimentos, agua, suministros médicos y combustible suficientes.

En medio del horror, cada vez son más los gazatíes que se vuelven contra Hamás, al que culpan de atacar a civiles y niños en Israel y de iniciar una guerra sin tener en cuenta la muerte y destrucción que acarrearía al pueblo que gobierna.

En entrevistas con más de una docena de gazatíes, la mayoría dijo que, aunque apoyaban la “resistencia” armada de décadas contra el asedio de Gaza y la ocupación de Cisjordania, no apoyaban la matanza de civiles en Israel el 7 de octubre, y estaban consternados por la incapacidad de Hamás para ayudar a los suyos en Gaza, que sufrían las inevitables represalias israelíes.

“La mayoría de la gente que conozco piensa como yo”, dijo un ciudadano. “Claro que no se puede decir públicamente, todo el mundo tiene miedo”.

Sin embargo, en las redes sociales se han compartido ampliamente mensajes que critican a Hamás, un cambio de tono respecto a la incredulidad y el triunfalismo de los primeros días de la guerra.

Aunque esto parece reflejar una tendencia creciente en Gaza, la sociedad sigue profundamente dividida. Algunos en Gaza no apoyan la lucha armada en ninguna de sus formas y sólo quieren la paz. Otros apoyan incondicionalmente a Hamás.

Este mes, un estudio publicado por Arab World for Research and Development mostraba que el 60% de las 277 personas encuestadas en Gaza desde el comienzo de la guerra se sentían “algo positivo” a favor de Hamás. Alrededor del 40% tenía una opinión negativa.

Sin embargo, las encuestas están limitadas por la guerra y por el miedo a pronunciarse contra un régimen autocrático.

¿Qué piensa realmente la población de Gaza de Hamás?

En primer lugar, es importante distinguir entre Hamás como gobierno y como fuerza armada. Según las personas entrevistadas en Gaza y las encuestas, el apoyo a Hamás como fuerza política era bajo antes de la guerra.

Simpatizantes de Hamás se reúnen en Gaza en 2006, meses después de que el grupo llegara al poder

Hamás llegó al poder en 2006 en unas elecciones en las que obtuvo el 44% de los votos para gobernar durante un mandato de cuatro años. En el momento de las elecciones, la mitad de las personas que viven hoy en Gaza no habían nacido.

Un año después, Hamás expulsó al partido de la oposición, Al Fatah, y se hizo con todo el poder en la Franja de Gaza.

Durante la batalla por el control, militantes de Hamás arrojaron a un combatiente rival de Al Fatah desde la azotea de un edificio de 15 plantas. Más tarde, ese mismo día, arrojaron a un combatiente de Hamás desde otro edificio.

Desde entonces, Hamás ha dirigido Gaza con un autoritarismo brutal, encarcelando y torturando a sus críticos.

“Es un gobierno autocrático que sólo se preocupa por sí mismo, nunca se han preocupado por nosotros como personas. Nos negaron las necesidades básicas cuando a ellos les iba bien económicamente”, afirmó Omar, padre de dos hijos residente en Gaza, cuyo nombre se ha cambiado para proteger su identidad. “Lo que ocurrió el 7 de octubre fue tan inútil que no lo celebré ni por un segundo. ¿Qué iba a celebrar, que mataran a niños? Esto va contra el Islam, contra mi moral”.

Antes del 7 de octubre, aunque Gaza era una sociedad islámica conservadora, sus habitantes no vivían bajo el tipo de restricciones impuestas por el Isis en Irak y Siria, o por los talibanes en Afganistán. Las niñas iban a la escuela y las mujeres podían ir a la universidad. La pequeña comunidad cristiana de la franja podía practicar su religión. No había bares: el alcohol estaba estrictamente prohibido, salvo para los cristianos. Y, como en la mayor parte de la región, los homosexuales no eran abiertos con su sexualidad. La homosexualidad era ilegal en virtud de una ley de 1936 heredada del Mandato Británico en Palestina, pero en la práctica la ley no se aplicaba.

Sin embargo, la población de Gaza consideraba al gobierno de Hamás corrupto, codicioso e ineficaz, incapaz siquiera de recoger la basura y hacer funcionar la electricidad, pero que exigía impuestos a pesar de todo. A los líderes de la división política, como Ismail Haniyeh, de barba gris, se les consideraba alejados de la realidad, ya que vivían seguros en Beirut y Doha mientras su pueblo sufría durante 16 años el bloqueo israelí, impuesto también por el gobierno egipcio.

Ismail Haniyeh, actual presidente del brazo político de Hamás, vive en Qatar.

A pesar del temor a la represión de Hamás, miles de personas, en su mayoría jóvenes, se manifestaron este verano en Gaza para exigir mejores condiciones de vida, como empleo, electricidad y agua.

Un sondeo muy citado publicado en septiembre por el Centro Palestino de Investigación de Políticas y Encuestas mostraba que Haniyeh ganaría unas elecciones presidenciales en Gaza -aunque con una baja participación- si se enfrentara a Mahmoud Abbas, líder de la Autoridad Palestina, que controla Cisjordania y también es visto como corrupto y desesperanzado.

Pero si Haniyeh se enfrentara a Marwan Barghouti, otro político de la oposición, que actualmente cumple cinco cadenas perpetuas en una prisión israelí por asesinato, perdería, con un 37% frente al 60% de Barghouti.

Casi la mitad de las personas encuestadas en Gaza y Cisjordania afirmaron que ni Fatah ni Hamás merecían liderar o representar a los palestinos. Sólo el 10% de los habitantes de Gaza dijo tener una opinión positiva de sus condiciones de vida; el 72% afirmó que había corrupción en las instituciones dirigidas por Hamás.

“Debemos celebrar nuevas elecciones para que la gente pueda elegir quién debe gobernar Gaza”, afirmó Sara.

Las brigadas armadas, sin embargo, tienen más apoyo. Las fuerzas de combate de Hamás se consideran una parte más amplia de la lucha armada palestina contra Israel. Más de dos tercios de los habitantes de Gaza descienden de refugiados que fueron expulsados o huyeron de lo que hoy es Israel en 1948, tras lo que los israelíes llaman la Guerra de la Independencia y los palestinos la Nakba, la catástrofe.

Desde entonces, Israel se ha convertido en un país poderoso con amplio apoyo de Estados Unidos y otras potencias occidentales. Gaza, mientras tanto, es desesperadamente pobre y está sitiada. Cisjordania está ocupada por las fuerzas israelíes. El proceso de paz está muerto. Los cohetes de Hamás y los ataques con arma blanca en Cisjordania eran los únicos restos de la lucha armada por el Estado palestino, hasta el 7 de octubre.

Ese día, sin embargo, muchos en Gaza piensan que Hamás fue demasiado lejos.

“Fue un riesgo de locos”, dijo Sara. “Hamás dio un paso más grande que su túnica y es responsable de sus consecuencias, pero por desgracia se esconde tras el velo de la resistencia mientras la gente está increíblemente agotada por la guerra”.

Los dirigentes de Hamás no han ayudado a su causa. En una entrevista ampliamente compartida con RT, la emisora financiada por el gobierno ruso, Mousa Abu Marzouk, un alto dirigente de Hamás, dijo que los civiles no podían encontrar seguridad en los cientos de kilómetros de túneles construidos por el grupo bajo Gaza porque se utilizaban para hacer la guerra.

“Hemos construido los túneles porque no tenemos otra forma de protegernos de ser atacados y asesinados. Estos túneles sirven para protegernos de los aviones. Luchamos desde dentro de los túneles”, afirmó.

Dado que la mayoría de los habitantes de Gaza son refugiados, es responsabilidad de las Naciones Unidas protegerlos.

En un post de Facebook ampliamente compartido, un civil de Gaza criticó duramente a Hamás y a las demás facciones armadas por no preparar a la población civil para la guerra, ya que combatían desde el interior de los túneles.

“Por lo que veo en las declaraciones de los medios de comunicación, que describen a las facciones armadas como si estuvieran perfectamente mientras el ejército israelí entra en el corazón de la ciudad de Gaza, los túneles son suyos, los dirigentes están bien y libran una guerra feroz para la que parecen haberse preparado desde hace tiempo, lo que significa que durará mucho tiempo”, escribió. “Sin embargo, no parece que los civiles tengamos cabida en sus cálculos y planes. Si lo tuviéramos, encontraríamos -como mínimo- una reserva de artículos de primera necesidad para garantizar el suministro de nuestras necesidades durante un largo periodo de tiempo, en lugar del colapso de los sistemas de alimentos, agua, medicinas y electricidad.”

Soldados israelíes junto a la abertura de un túnel del hospital de Al Shifa, que, según afirman, fue utilizado por Hamás

También pidió la devolución de todos los rehenes restantes a cambio de un alto el fuego y una retirada israelí, o la apertura del paso fronterizo de Rafah con Egipto.

Omar, padre de dos hijos que viven en Gaza, declaró que no apoyaba a Hamás antes de la guerra y que estaba horrorizado por los actos de violencia del 7 de octubre.

“Tras el ataque del 7 de octubre [Hamás] desapareció, el OOPS [Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas] y otras organizaciones humanitarias tuvieron que hacerse cargo de las necesidades de la gente. Ahora no tenemos ningún medio de seguridad, la gente se pelea por la comida y el agua, roban para poder alimentar a sus hijos”, dijo. “¿Dónde está Hamás? ¿Cómo están ayudando? Si Israel vuelve a ocupar Gaza, ¿cómo puede llamarse victoria a lo ocurrido? Para mí, la vida humana es lo único que importa, nada más. No me importan los logros militares. Soy padre y lo único que quiero es que mis hijos estén a salvo, no me importa nada más”.

Sin embargo, a pesar de la guerra, algunos habitantes de Gaza siguen sintiendo devoción por Hamás y creen que las matanzas del 7 de octubre forman parte de una resistencia armada legítima contra la ocupación israelí de Cisjordania y el asedio de Gaza. Siguen las cuentas de Hamás en las redes sociales que afirman que Hamás está ganando la guerra contra Israel y que las FDI no han tenido ningún éxito militar en Gaza.

Laila, cuyo nombre ha sido cambiado, perdió a su hermana en los bombardeos israelíes posteriores al 7 de octubre. Sin embargo, cree que es “el precio de la libertad”.

“No soy de Hamás, pero apoyo sus actos de resistencia”, afirmó. “Todos los partidos de la resistencia tienen derecho a defender nuestro país contra la ocupación. Israel tiene que pagar por nuestro asedio y por matarnos. Este es el lenguaje que entiende el mundo, el lenguaje del poder.

“Tenemos que seguir luchando contra Israel porque es la razón principal de todo nuestro sufrimiento, ellos son la ocupación”, afirmó. “Sé que pagamos un alto precio, pero quizá mis hijos obtengan los frutos de esto, vivir en una Palestina libre”.

Copyright © 2023 BlogDiario.info / SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

error: Content is protected !!

* 82 *