Press "Enter" to skip to content

La decencia es un activo para políticos debilitados

BlogDiario.info, 13/11/ 2023

Por William Hague
Es raro que un primer ministro visite el despacho de sus colegas de gabinete, ya que puede convocar a todos los ministros en el No 10. Pero un día, cuando yo era Ministro de Asuntos Exteriores de David Cameron, él vino y se sentó frente a mi escritorio, maravillándose inmediatamente del esplendor de la habitación.

“Me he dado cuenta”, me dijo, “de que usted está sentado aquí, en esta inmensa sala con lámparas doradas y de araña, en un edificio enorme, mientras que yo, como primer ministro, trabajo en una habitación pequeña y cutre, en una casita al otro lado de la calle”.

“Bueno, naturalmente, primer ministro”, respondí, “no tendría mucho sentido un Ministerio de Asuntos Exteriores que no impresionara a ningún extranjero”.

Esta semana, los países extranjeros estarán sin duda impresionados por la llegada de Cameron al otro lado de ese escritorio. No es habitual que un antiguo Primer Ministro trabaje a las órdenes de uno de sus sucesores. Alec Douglas-Home es un precedente obvio, pero sólo había estado brevemente en la cumbre. Chamberlain estuvo a las órdenes de Churchill, pero murió a los pocos meses. Baldwin formó parte del Gobierno Nacional de Ramsay MacDonald, pero tenía todo el poder real como líder del partido más grande. Para encontrar un paralelismo cercano tenemos que remontarnos a Balfour, que ocupó varios cargos en el gabinete de posteriores primeros ministros, incluido el de ministro de Asuntos Exteriores hace más de un siglo.

Después de haber trabajado con Cameron todos los días durante una década, hasta que dejé el Gobierno, estoy muy contento de que ahora se siente en mi antigua silla. Cuando era Primer Ministro, solía ir casi todas las mañanas al número 10 con otros altos ministros, y sí, la sala era muy pequeña. Discutíamos todos los aspectos de lo que ocurría en el país, en el partido conservador y en el mundo. El Gobierno se conducía de forma racional y metódica, con los altos cargos discutiendo las cosas en privado, pero confiando y apoyándose mutuamente, y sin tener que contradecirse nunca en público. Ciertamente, se podían cometer errores -con el tiempo, el referéndum del Brexit barrería esa administración-, pero durante seis años el Gobierno funcionó como debía.

La importancia del regreso de Cameron al gabinete radica, en parte, en que refuerza a Rishi Sunak al frente también de un ministerio en el que las principales figuras se dan consejo y apoyo mutuos. La impresión que da a la opinión pública la combinación de la investigación Covid sobre las decisiones tomadas durante el mandato de Boris Johnson y las teorías conspirativas del libro de Nadine Dorries es que el Gobierno se conduce en una atmósfera vil y tensa, dominada por asesores malhablados e incompetentes con excesivo poder o que operan en la sombra.

El público tiene que saber que el gobierno de este país no es, bajo la mayoría de los primeros ministros, nada de eso. En todos los años que trabajé con David Cameron, nunca habríamos tolerado que los asesores dieran órdenes a los ministros. Cualquiera que utilizara un lenguaje misógino o palabras malsonantes habría sido expulsado inmediatamente. Y si hubiera una oscura red de personas controlando secretamente el partido Tory y derribando a sus líderes, creo que nos habríamos dado cuenta.

Tomamos nuestras propias decisiones, decidimos nuestras propias políticas y cometimos nuestros propios errores, en una atmósfera racional y respetuosa. El alejamiento de eso en Johnson Downing Street fue una aberración, una profunda vergüenza para muchos de los que somos conservadores, y no debe repetirse jamás.

Rishi Sunak dirige absolutamente el Gobierno con razón y respeto, y la llegada de David Cameron a su lado le añadirá peso y sustancia. Eso importará entre bastidores -Cameron conoce bien los problemas y a los líderes de las actuales zonas de guerra del mundo-, pero también en la percepción pública del gabinete. Para que los conservadores recuperen parte de su prestigio, los votantes tienen que poder considerar a los ministros de alto rango como un equipo que puede mantener una discusión sensata, permanecer unido y no tener que desmentir lo que uno de ellos acaba de decir en un artículo o en un discurso.

Por eso el despido de Suella Braverman como ministra del Interior era inevitable. Ser una personalidad enérgica o estar asociada a un ala concreta del partido no te impide ser un alto ministro de éxito. Pero hacer declaraciones persistentes de las que tus colegas se sienten obligados a retractarse, sí. Braverman arruinó muchos buenos argumentos con un lenguaje que no encajaba bien con la necesidad de que un ministro del Interior fomentara la calma, el buen orden y el reconocimiento en todo el país de que tenemos que entender las opiniones de los demás. Es probable que James Cleverly, su sucesor, sea mucho más adecuado para ello.

Muy bien, estarás pensando, así que el Gobierno estará bien dirigido desde arriba y los ministros tendrán más confianza entre sí. Todo eso está muy bien, pero ¿es así? Sin embargo, el regreso de Cameron es algo más que eso. Su logro central en 11 años como líder del partido, a menudo pasado por alto tras la debacle del Brexit, fue dotar al Partido Conservador de una base mucho más amplia. En su época se dieron grandes pasos para conseguir que un partido fiscalmente conservador fuera también socialmente liberal e internacionalista: impulsar la carrera de las mujeres en política, defender el matrimonio entre personas del mismo sexo, ampliar la ayuda al desarrollo y convertirse en el hogar natural de un liderazgo británico étnicamente diverso, del que el propio Rishi Sunak es la encarnación más destacada.

El renovado protagonismo de Cameron es un recordatorio de que el gabinete en el que se sentará es de centro-derecha, que busca reducir los impuestos pero sólo de forma financieramente responsable, controlar la inmigración de forma efectiva pero sin lenguaje divisivo, mejorar las relaciones del Reino Unido con Europa al tiempo que evita la retórica nacionalista. Eso es lo que ha estado haciendo Sunak, pero con el telón de fondo de los mensajes contradictorios de antiguos primeros ministros y de algunos miembros de su propio gabinete. Tras esta remodelación, los conservadores son más inequívocamente el partido que algunos de sus antiguos votantes desencantados reconocerán como propio.

Nada de esto quiere decir que la política se transforme por el cambio de ministros. Un partido en el poder desde 2010 que ha pasado por cinco primeros ministros se enfrenta a una ardua lucha en unas elecciones generales, independientemente de quién ocupe qué cargo. Para que las próximas elecciones sean competitivas, hay cuatro requisitos. Uno es que los votantes tengan fuertes dudas sobre lo que haría un gobierno laborista tras una luna de miel inicial. El segundo es que tengan una confianza creciente en su situación económica: la Declaración de Otoño de la próxima semana será crucial en este sentido.

En tercer lugar, la gente tiene que saber que, a pesar de los interminables escándalos y divisiones, su Gobierno está dirigido por un grupo de personas serias que forman un equipo fuerte. Y cuarto, que en un momento de creciente división en todo el mundo, Gran Bretaña es una voz de estabilidad, reflexión y razón. En los dos últimos de esos cuatro requisitos, este acaba de convertirse en un gobierno significativamente más fuerte.

Copyright © 2023 BlogDiario.info / SalaStampa.eu – servicio mundial de prensa




error: Content is protected !!

* 60 *