Press "Enter" to skip to content

Terremoto en Afganistán, los talibanes piden ayuda internacional

Hombres afganos buscan víctimas en el distrito de Zenda Jan, en la provincia de Herat. El seísmo se produjo el sábado por la mañana y dejó atrapadas en sus casas a familias enteras de varias aldeas.

Casi 2.500 personas han muerto y al menos 9.000 han resultado heridas por un terremoto de magnitud 6,3 en la escala de Richter en el oeste de Afganistán, el más mortífero que ha sacudido el país en dos décadas.

Cientos de casas fueron arrasadas, sepultando a familias enteras bajo los escombros, cuando se produjo el terremoto el sábado, a unos 30 kilómetros al noroeste de Herat, la capital provincial.

Un portavoz afgano de gestión de catástrofes dijo que habían muerto 2.445 personas. El gobierno talibán confirmó que seis pueblos habían quedado destruidos y pidió ayuda internacional.

Suhail Shaheen, jefe de la oficina política talibán en Doha, donde se facilitan las conversaciones con Occidente, dijo que 1.320 casas habían sufrido daños. Añadió que se necesitaban urgentemente alimentos, agua potable, medicinas, ropa y tiendas de campaña.

Bashir Ahmad, de 42 años, que vive en el pueblo de Sarboland, en el distrito de Zinda Jan, cerca del epicentro, dijo: “En la primera sacudida todas las casas se derrumbaron, las personas que estaban dentro quedaron sepultados. Hay familias de las que no tenemos noticias”.

Nek Mohammad, de 32 años, estaba trabajando cuando se produjo el terremoto. “Llegamos a casa y vimos que todo se había convertido en arena”, dijo a la AFP.

Los equipos de rescate cavaron con palas o con sus propias manos en un esfuerzo desesperado por encontrar supervivientes. Un bebé fue liberado de un edificio derrumbado, sacado de una mano que se cree que es la de su madre, que permanece enterrada

Vídeos publicados en Internet mostraban a personas escarbando con las manos entre montones de escombros en busca de sus seres queridos. Había ropa y alfombras de oración esparcidas entre los escombros. En uno de los vídeos se veía a una niña saliendo de un edificio derrumbado. Se cree que la mano que sostenía su torso era la de su madre.

Fariba Sediqi, de 35 años, activista por los derechos civiles y de las mujeres que ha estado en la zona afectada, declaró: “La situación es terrible. No puedo ni empezar a explicar lo horrible que es.

Todas las personas con las que hablé lloraban cuando me contaban que habían perdido a sus familiares. Las labores de búsqueda y rescate siguen en marcha. Creo que es probable que aumente el número de muertos.

“La gente ni siquiera tiene zapatos, camina descalza. Están bajo el sol ardiente durante el día y soportando el frío durante la noche. Necesitan mantas y tratamiento médico, necesitan ayuda desesperadamente. Muchas personas de la ciudad de Herat han salido a los distritos para prestar su apoyo.

El último lugar de la Tierra que necesita otra crisis

“La gente se quejaba de la falta de ayuda de las organizaciones internacionales y de la ONU. Espero de verdad que reciban la ayuda que necesitan”.

Los residentes de Herat, presas del pánico, salieron corriendo a las calles mientras temblaban casas, hospitales, escuelas y oficinas. “La gente lloraba, estaba conmocionada. Había un pánico desesperado mientras los padres intentaban encontrar a sus hijos a la salida de la escuela”, dijo Fariba, una vecina de la zona. “Teníamos mucho miedo de que nuestra casa se derrumbara, porque los edificios no están bien construidos en Afganistán. Salimos corriendo y muchos acampamos fuera durante la noche”. Algunos todavía tienen demasiado miedo para volver a su casa”.

Varias réplicas, algunas también de hasta 6,3 grados de magnitud, se dejaron sentir durante horas después del impacto inicial. Un testigo dijo que todas las casas se derrumbaron “en la primera sacudida”. Llegó al lugar de los hechos y dijo que los pueblos se habían convertido en montones de arena.

Se enviaron helicópteros militares para ayudar en las labores de rescate. La Organización Internacional para las Migraciones de la ONU ha desplegado cuatro ambulancias con médicos y asesores de apoyo en el hospital regional. Al menos tres equipos sanitarios móviles se dirigen al distrito de Zinda Jan, una de las zonas más afectadas.

Médicos Sin Fronteras instaló cinco tiendas médicas en el Hospital Regional de Herat para alojar hasta 80 pacientes. Las autoridades han atendido a más de 300 pacientes, según la agencia. Irfanullah Sharafzai, portavoz de la Media Luna Roja afgana, dijo que se habían enviado inmediatamente siete equipos para unirse a las labores de rescate, y que otros equipos estaban de camino desde ocho provincias cercanas.

Las familias ya han pasado una noche a la intemperie

El país se enfrenta ya a una crisis humanitaria, agravada por la retirada de la ayuda exterior tras la toma del poder por los talibanes en agosto de 2021. La provincia de Herat, en la que viven unos 1,9 millones de personas, también ha sufrido una sequía de años que ha paralizado sus comunidades agrícolas.

Afganistán sufre con frecuencia terremotos, especialmente en la cordillera del Hindu Kush. Una tragedia similar se produjo en junio del año pasado, con más de 1.000 muertos en las provincias meridionales de Paktika y Khost.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / BlogDiario.info – SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

error: Content is protected !!

* 50 *