Press "Enter" to skip to content

Pekin advierte al Reino Unido de no inmiscuirse en los asuntos de China

El viaje a Pekín es el primero de un ministro de Asuntos Exteriores inglés en cinco años.
El viaje a Pekín es el primero de un ministro de Asuntos Exteriores inglés en cinco años

BlogDiario.info, 30/08/2023
China ha advertido al Reino Unido de que no se inmiscuya en sus “asuntos internos” después de que James Cleverly lamentara la situación en Hong Kong y condenara el trato a los musulmanes uigures en su primera visita a Pekín.

El ministro de Asuntos Exteriores expresó su preocupación por las cuestiones de derechos humanos en el histórico viaje a China, donde se reunió con Wang Yi, ministro de Asuntos Exteriores, y Han Zheng, vicepresidente, en el Gran Salón del Pueblo de la plaza de Tiananmen.

La visita fue muy bien acogida en Pekín y en Whitehall se espera un primer encuentro cara a cara entre Rishi Sunak y Xi Jinping, el presidente chino, en la cumbre del G20 que se celebrará la próxima semana en la India. China es la segunda economía mundial, y la relación comercial del Reino Unido con ella asciende a 107.500 millones de libras al año.

Wang afirmó que el “respeto mutuo” es la piedra angular de una relación sólida entre el Reino Unido y China. Sunak afirmó que era “totalmente sensato” entablar relaciones con Pekín y que era “perfectamente posible” mantenerlas discrepando en cuestiones de derechos humanos.

Sin embargo, Cleverly, el primer ministro de alto rango que visita China en cinco años, fue rechazado en sus intentos de plantear su preocupación por la represión de la democracia en Hong Kong y el sometimiento de los musulmanes uigures en Xinjiang.

Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, declaró:”Los asuntos relacionados con Hong Kong, Xinjiang y Tíbet son asuntos internos de China, en los que otros países no tienen derecho a interferir”.

Pekín también denunció a un grupo de diputados que describió a Taiwán como un país independiente, en una polémica que corría el riesgo de ensombrecer el viaje. Taiwán no está reconocido formalmente por el Reino Unido, pero un informe de la comisión de asuntos exteriores sobre la diplomacia británica en el Indo-Pacífico describía el Estado insular autónomo en términos tajantes: era la primera vez que un grupo de parlamentarios utilizaba una definición tan clara.

Pekín respondió afirmando que Taiwán, que se separó de China cuando los nacionalistas del Kuomintang huyeron del régimen comunista en 1949, es una parte inalienable del territorio chino. Wang Wenbin dijo que el informe de los parlamentarios era “totalmente engañoso” y les acusó de socavar el “sólido y constante crecimiento de las relaciones entre China y el Reino Unido”.

Alicia Kearns, presidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores, instó a Cleverly a visitar Taiwán tras su viaje a China. Dijo a Times Radio que un viaje de Sunak sería una “escalada innecesaria”, pero que una visita de Cleverly sería más “apropiada”. Y añadió: “Yo animaría a ir al ministro de Asuntos Exteriores antes que al primer ministro”.

Cleverly se mostró “lúcido”sobre las diferencias entre ambas partes, y prometió seguir planteando a Pekín cuestiones de derechos humanos.

“He mantenido varias conversaciones con altos representantes del gobierno chino, y en todas ellas he planteado la cuestión de los derechos humanos, y seguiré haciéndolo”, afirmó. “Es importante que mantengamos un diálogo regular, líneas regulares de comunicación. Eso es lo que estoy haciendo, porque buscamos influir, en eso consiste la diplomacia. Queremos influir en China.

“Es un país importante, es un país grande e influyente, y un país complicado. Y por tanto nuestra relación con China será necesariamente igual de complicada y sofisticada”.

Además de hablar de la guerra en Ucrania y de la situación en Corea del Norte, el ministro de Asuntos Exteriores presionó a China para que levantara las sanciones a cinco diputados y dos pares que fueron señalados en 2021 por criticar el trato a los musulmanes uigures. Se trata de Iain Duncan Smith, ex líder del Partido Conservador; Tom Tugendhat, ministro de Seguridad; y Nusrat Ghani, ministro de Economía.

No hubo señales inmediatas de que Pekín fuera a acceder a la petición, que ha sido un gran punto de fricción en las relaciones. En represalia por las sanciones, se prohibió al embajador chino asistir a actos en el Parlamento.

Cleverly también planteó la preocupación británica por la piratería informática china e instó a Pekín a mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán tras los recientes ejercicios militares.

No eludiré los temas difíciles, dice Cleverly
Cleverly afirmó que había planteado cuestiones de derechos humanos a sus homólogos chinos en Pekín.”He mantenido varias conversaciones con altos representantes del gobierno chino y en cada una de ellas he planteado la cuestión de los derechos humanos, y seguiré haciéndolo”, declaró.

“No vamos a cambiar China de la noche a la mañana. Desde luego, no lo vamos a hacer en una sola reunión. Pero es importante que mantengamos un diálogo regular, líneas regulares de comunicación. Eso es lo que estoy haciendo, porque queremos influir, en eso consiste la diplomacia. Queremos influir en China”.

El ministro de Asuntos Exteriores defendió el viaje a Pekín, diciendo que era importante hablar cara a cara.

La visita estaba prevista para el mes pasado, pero se retrasó cuando Qin Gang, ministro chino de Asuntos Exteriores, fue destituido en medio de rumores sobre un romance con una presentadora de televisión. El último ministro de Exteriores que visitó China fue Jeremy Hunt en 2018, un viaje que saltó a los titulares cuando Hunt se refirió por error a su esposa china como japonesa.

Las relaciones entre Gran Bretaña y China se han deteriorado desde entonces. Pekín ha aplastado protestas democráticas en Hong Kong, una antigua colonia británica, y ha sancionado a parlamentarios y pares. Gran Bretaña ha recortado la inversión china en la central nuclear de Sizewell C y se ha comprometido a retirar la tecnología china de la red 5G del país por temor a vulnerabilidades en infraestructuras nacionales críticas. También ha habido protestas internacionales por la persecución de los musulmanes uigures en la provincia noroccidental china de Xinjiang.

Rahima Mahmut, activista británica en favor de los uigures, acusó a Pekín de genocidio e instó a Cleverly a no “sonreír y fingir que no se da cuenta de lo que está ocurriendo” en su visita. “En el fondo de esas fotografías de apretones de manos sonrientes están los rostros de las mujeres sometidas a esterilizaciones forzosas, las nubes de polvo sobre las mezquitas arrasadas y los gritos angustiados de las familias de los millones de desaparecidos en campos de concentración”, afirmó.

Cleverly prometió plantear cuestiones de derechos humanos relativas a Hong Kong y a los musulmanes uigures en sus reuniones con funcionarios chinos. Pero defendió la necesidad de comprometerse con China en la escena internacional. “Retirarnos conscientemente y no utilizar nuestra posición en el mundo, la autoridad y la voz que tenemos, sería visto como un signo de debilidad, no de fortaleza”, declaró al Financial Times.

También rechazó los llamamientos de Liz Truss a calificar a China de “amenaza” para la seguridad nacional británica: “Dígame un ejemplo de cualquier otro país del mundo en el que definamos nuestra relación con una sola palabra o un eslogan. Nosotros no lo hacemos”.

Cleverly dejó clara su disposición a abrir la economía a la inversión china en áreas como la fabricación de baterías para coches eléctricos y los servicios financieros.”El Reino Unido está abierto a los negocios”, dijo. “Buscamos la entrada de inversiones en una serie de áreas, siempre que sea en consonancia con nuestros intereses de seguridad nacional”.

Se produce antes de la cumbre del G20 que se celebrará en India la semana que viene. En Whitehall se espera que Rishi Sunak, el Primer Ministro, mantenga su primera reunión en persona con el Presidente Xi, aunque el líder chino aún no ha confirmado su asistencia.

“China es un actor importante en la economía mundial, necesitamos comprometernos con ellos para abordar los grandes problemas a los que nos enfrentamos. Y podemos y debemos hacerlo, al tiempo que defendemos nuestros valores y protegemos nuestros intereses”, declaró el portavoz del Primer Ministro.

Aunque Sunak asistirá a la cumbre del G20 en India, no acudirá a la asamblea general de las Naciones Unidas el mes que viene, y en su lugar enviará a Cleverly y a Oliver Dowden, viceprimer ministro.

A la pregunta de por qué Sunak no asistía, su portavoz respondió: “Siempre tenemos que equilibrar la agenda del Primer Ministro. Obviamente, se reunirá con líderes mundiales en el G20”.

Copyright © 2023 ElCanillita.info / BlogDiario.info – SalaStampa.Eu, servicio mundial de prensa

Nota Relacionada

error: Content is protected !!

* 78 *