Press "Enter" to skip to content

Crecen los disturbios en Francia mientras Macron saca adelante la reforma de las pensiones sin votación

Los sindicatos bloquearon la principal carretera de circunvalación de París mientras intensificaban las protestas contra el plan del presidente Macron de aumentar la edad de jubilación.

Los manifestantes se enfrentaron a la policía, saquearon tiendas y prendieron fuego a los montones de basura después de que el Gobierno eludiera al Parlamento para aplicar la reforma de las pensiones de Macron sin someterla a votación.

En una medida que enfureció a la oposición y provocó escenas de caos en la Asamblea Nacional, Élisabeth Borne, la primera ministra, dijo que un decreto ejecutivo elevaría la edad de jubilación para obtener una pensión estatal de 62 a 64 años.

Más de 500 personas fueron detenidas, 258 de ellas en la capital. Las huelgas en las refinerías de petróleo están previstas para este fin de semana, renovando la amenaza de escasez de gasolina. Los sindicatos planean una novena jornada de huelga general el próximo jueves.
Los manifestantes se concentraron en la plaza de la Concordia de París después de que el presidente Macron sacara adelante la reforma sin someterla a votación.

La orden ejecutiva de Macron niega a los diputados la posibilidad de pronunciarse sobre la legislación anunciada como la pieza central de su segundo mandato. Los partidos de la oposición sólo pueden bloquear el proyecto de ley derrocando al Gobierno en una votación que probablemente se celebrará la próxima semana; sus diputados indicaron que unirían sus fuerzas para votar en contra de Macron.

Macron, que perdió la mayoría parlamentaria en las elecciones de la primavera pasada, esperaba convencer a los republicanos de centro-derecha de la oposición para que votaran a favor de su reforma. Sus ministros habían dicho en repetidas ocasiones que no tenía intención de utilizar una táctica denunciada por los críticos como una negación de la democracia. Sin embargo, incapaz de convencer a Los Republicanos, y ante la perspectiva de una derrota en la Asamblea, Macron ordenó dar marcha atrás en el último minuto.

La decisión provocó protestas en toda Francia, muchas de las cuales derivaron en violencia. La policía libró batallas campales con los manifestantes en París tras dispersar una concentración de unas 6.000 personas en la plaza de la Concordia. Un grupo intentó acercarse al Elíseo, pero fue repelido por la policía. Entre nubes de gas lacrimógeno y humo procedente de los montones de basura incendiados por los manifestantes, los turistas huyeron hacia sus hoteles mientras los activistas de izquierda llamaban a la sublevación. Hubo escenas similares de caos en Lyon, donde el ayuntamiento fue apedreado y sus ventanas rotas, en Marsella, donde las tiendas fueron saqueadas, y en Rennes y Nantes.

El Gobierno afirma que el sistema público de pensiones arrojará un déficit de entre 665.000 y 903.000 millones de euros -más de un tercio del PIB actual- en 2050, a menos que los franceses acepten trabajar más tiempo. Los ministros dijeron inicialmente que su reforma ahorraría 17.700 millones de euros de aquí a 2030, aunque desde entonces han anunciado medidas para distribuir 7.000 millones entre las personas con pensiones pequeñas.

Los diputados de la oposición cantaron La Marsellesa cuando Borne subió a anunciar el decreto en el Parlamento. A continuación, abandonaron la cámara.

Marine Le Pen, de 54 años, la candidata populista de derechas de la Agrupación Nacional en las elecciones presidenciales del año pasado, pidió la dimisión de Borne y describió el uso de una orden ejecutiva como un “fracaso personal” de Macron.

Mathilde Panot, de 34 años, jefa del grupo parlamentario populista de izquierda France Unbowed, dijo: “Este es el primer día del final del mandato de Emmanuel Macron. No tiene ni legitimidad parlamentaria ni popular y esto es una suprema declaración de debilidad que está sumiendo al país en una crisis política.”

France Info, la radio estatal, dijo que Borne, la segunda mujer en ocupar el cargo de primera ministra en Francia, se encontraba en una posición “extremadamente frágil”. Macron le había encomendado la tarea de negociar una mayoría parlamentaria con los partidos de la oposición y ella había fracasado, según los comentaristas.

Se especula con que sus días están contados, sea cual sea el resultado del voto de confianza de la próxima semana. En el sistema francés, se espera que los Primeros Ministros caigan sobre sus espadas cuando se encuentran en dificultades para evitar que el Presidente corra semejante suerte.

Se esperaba que los sindicatos reunidos anoche volvieran a convocar las huelgas y protestas iniciadas el 19 de enero. Habían perdido parte de su impulso durante la semana pasada.

En París, la policía ha indicado que podría requisar a los basureros en huelga para que retiren parte de las más de 6.000 toneladas de basura que hay en la ciudad.

Es probable que los partidos de la oposición convoquen mociones de confianza a principios de la próxima semana. Sin embargo, los comentaristas afirman que es poco probable que se unan en torno a una única moción, dado el abismo que separa a la izquierda radical de la derecha populista y a ambas de los republicanos.

©2023- BlogDiario.info / SalaStampa.Eu , servicio intercontinetal de prensa

error: Content is protected !!

* 127 *