Press "Enter" to skip to content

Resultado del Censo Nacional

Un censista realiza un censo en un hogar holandés en 1925.

En el sentido común, un censo significa adquirir información sobre el número de habitantes y diversas características de una población en un momento dado como, por ejemplo, el número de personas por hogar y los bienes que posee cada uno de ellos. Otros censos pueden referirse a otros aspectos de la sociedad o la naturaleza: censo económico, censo agrario, censo de fauna.

El término procede del latín “Censere” y significa evaluar.

Los primeros datos sobre encuestas de población se remontan al año 3800 a.C., cuando los sumerios realizaron verdaderas encuestas para medir la cantidad de hombres y bienes disponibles. La información adquirida era especialmente útil en caso de guerra o hambruna.

En la Biblia, se hace referencia al censo realizado por Moisés en el Sinaí.
Otros censos mencionados en el Antiguo Testamento son el realizado mientras los judíos acampaban en las llanuras de Moab (Números 26), el realizado por el rey David ( Samuel 24:1 y Crónicas 21:1) y el que hizo su hijo Salomón para censar a los extranjeros en Israel (Crónicas 2:17).

En la antigua Roma, los censos ya se realizaban a finales del siglo VI a.C. y también se utilizaban para evaluar la clase social, el papel en la organización militar o política y, por supuesto, la cuantía de los impuestos adeudados.

Tito Livio relata cómo, en el año 459 a.C., se concluyó el décimo censo ab Urbe condita, del que resultaron 117.319 ciudadanos romanos.

En el año 443 a.C., el Senado romano estableció la magistratura del censor, a quien se encomendó la tarea de realizar censos de la población y llevar un registro de los mismos, ya que para entonces era evidente que los cónsules, a quienes originalmente se había encomendado esta tarea, ya no podían hacer frente a ella.

Con la expansión y posterior advenimiento del imperio, los censos se extendieron también a las provincias conquistadas, con el fin de conocer mejor los recursos humanos y económicos que habían pasado a su poder, datos documentados con precisión conservados hoy en los archivos de Estado de Bienes Culturales.

Jesús nació durante uno de estos censos ordenados por el emperador Augusto entre el 28 a.C. y el 14 d.C. La fuga a Egipto, es un episodio de la infancia de Jesús, relatada sólo en el Evangelio según Mateo (2,13-23), en el que José, junto con María y el niño Jesús, huye a Egipto tras la visita de los Reyes Magos, tras enterarse de que el rey Herodes el Grande, pretende hacer matar a los niños de la zona (masacre de los inocentes):

El episodio también está presente en fuentes no canónicas y en las tradiciones de la Iglesia copta. Pero de la documentación del empadronamiento de los habitantes de la época, es posible deducir que se produjo un verdadero éxodo.

En épocas más recientes se realizaron encuestas demográficas más precisas y sistemáticas en ciudades como Venecia, Nápoles, Florencia y Siena en los siglos XV y XVI. Se trataba más bien de levantamientos catastrales (el primero en Florencia, en 1427), vinculados a la determinación del importe de los impuestos a pagar, en función de las condiciones patrimoniales de cada uno.

Los primeros censos modernos, que tienen en cuenta a todos los habitantes al mismo tiempo y para todo el país, tienen lugar en Suecia en 1749 y en Estados Unidos a partir de 1790. El ritmo periódico sólo se introduce en la época contemporánea: los más regulares son los Estados Unidos, que realizan censos cada diez años, plazo adoptado posteriormente en casi todos los países. El día elegido para el censo también es importante: si antes no se daba importancia a este elemento, hoy se evitan las estaciones en las que la movilidad es elevada.

Desde 1875 hasta 1910, en el Imperio Alemán se realizó un censo nacional (Volkszählung) cada cinco años. Tras las guerras mundiales, en Alemania sólo se realizaron unos pocos censos de población completos, el último en 1987. El censo más reciente, aunque no nacional, fue el de la UE de 2011.

Muchos países del mundo aún no tienen censos o los tienen de forma elemental; en muchos casos, los registros no existen o se realizan en un estado deficiente de organización. En algunos países, el registro sólo es obligatorio para los nacimientos y las defunciones (no existen, por ejemplo, estadísticas de matrimonios); en otros, sólo es obligatorio para una parte de la población.

La disponibilidad de estadísticas es especialmente escasa en África, Asia y partes de América Latina.

En Argentina, por ejemplo:

  1. El Censo de Mayo de 2022 costó $15.000 millones de pesos
  2. Hace casi un año en INDEC informó que en Argentina hay 47.327.307 habitantes.
  3. Hoy anunció que en realidad hay 46.044.703, es decir 1.282.704 menos.
  4. La diferencia equivale a no haber censado a todos los habitantes de la Provincia de Corrientes.
  5. El margen de error es la población de una entera provincia.

Otras curiosidades del Censo 2022:

  1. Sólo el 0,02% de la población se “autopercibe no binaria”, o sea 9.200 personas aproximadamente.
  2. El presupuesto de 2023 para políticas de género es de 4 BILLONES de pesos.
  3. El costo pagado con dinero público por cada uno de “esos autopercibidos” es de $434.782.609.-

Sólo para atender a esos 9.200 no binarios, existen:

  • un Ministerio.
  • 3 Secretarias.
  • 14 Direcciones.
  • 3.545 empleados.
  • 2.180 psicólogos.
  • 211 médicos.

© 2023 Guzzo & Costanza

Copyright © 2023 BlogDiario.info / SalaStampa.Eu – Derechos Reservados – “Leer puede causar Independencia”

error: Content is protected !!

* 159 *