Press "Enter" to skip to content

Probablemente Rusia movilice decenas de miles soldados en Ucrania

Moscú, 21/01/2023
A los rusos se les había prometido que la invasión de Ucrania por parte del Kremlin en febrero del 2022 terminaría en unos días. En cambio, las familias continuan a despedirse de los hombres reclutados.

En Rusia hay cada vez más indicios de que sus dirigentes se enfrentan a su propio dilema.
Ucrania lleva semanas advirtiendo de que medio millón de nuevos soldados podrían verse obligados a luchar contra el ejercito ruso.

Y aún cuando el Kremlin sigue negando los planes, la semana pasada abandonó discretamente una norma que eximía de la movilización a los padres de tres o más hijos.

Los informes de las regiones rusas también indican que se ha ordenado a los comisarios militares que elaboren listas de hombres en edad de combatir. También se ha preguntado a los directores de fábrica de qué trabajadores pueden prescindir para el ejército.

Ahora han propuesto una ley que dará más poder a la Guardia Nacional rusa para hacer cumplir las órdenes de reclutamiento militar y otra que permitirá confiscar propiedades a los rusos que huyan al extranjero.

Se dice que la alcaldía de Moscú está contratando más personal para hacer frente al reclutamiento, mientras que se han cancelado las vacaciones de algunos funcionarios.

Los rumores de ley marcial se han extendido por influyentes redes sociales.

Putin insinuó el pasado miércoles que estaba a punto de ordenar una segunda movilización, cuando visitó una fábrica de San Petersburgo dedicada a la producción militar y dijo a los trabajadores que estaban exentos de ser llamados a filas.

Según algunos observadores, la convocatoria de una segunda movilización también entraña grandes riesgos.

“El Kremlin, Putin y la gente que rodea a Putin son conscientes del coste político de todo lo que hacen”, afirmó el profesor Mark Galeotti, analista de Rusia.

Una movilización en septiembre, la primera en Rusia desde 1941, conmocionó a los rusos de a pie y mermó su confianza en el Kremlin.

Se les había prometido que la invasión de Ucrania por el Kremlin en febrero acabaría en unos días. En lugar de ello, las familias se despedían de sus hombres sin saber si volverían a verlos. Muchos de esos 320.000 hombres movilizados han muerto.

El Kremlin ha cambiado de táctica propagandística interna. Sigue refiriéndose a su invasión de Ucrania como una “operación militar especial”, pero ahora la enmarca como una lucha esencial por la supervivencia contra el Occidente que apoya a los nazis.

Sin duda, está preparando a los rusos para que cumplan con su deber en defensa de la Patria y hagan los mismos sacrificios que hicieron otras generaciones, especialmente en la Segunda Guerra Mundial.

El Kremlin planea poner a prueba la determinación de Occidente reforzando continuamente su ejército.

“Si Rusia anuncia otra oleada de movilizaciones y amplía sus fuerzas armadas, la guerra en Ucrania durará años”, afirmó Konrad Muzyka, director de la consultora de defensa Rochan.

Los titubeos del Kremlin sobre una nueva movilización pueden delatar la división en Moscú.
Su fuerza mercenaria Wagner cuenta con unos 50.000 hombres que combaten en Ucrania y será difícil ampliarla.

Una alternativa podría ser lanzar a los reclutas rusos a la lucha.

Cada primavera y otoño, Rusia recluta a 120.000 soldados durante 12 meses. El Kremlin podría ampliar este reclutamiento a 24 meses y enviarlos a luchar a los territorios anexionados de Ucrania, lo que es legal según la legislación rusa, pero podría provocar la ira de los ciudadanos rusos.

“Los reclutas no son más que jovenes a los que se ha enviado a completar su servicio nacional, y Putin sabe perfectamente que su utilización provocaría una reacción política masiva”, afirma el profesor Galeotti.

Copyright © 2023 BlogDiario.info / SalaStampa.Eu – Derechos Reservados

* 17 *