Press "Enter" to skip to content

El escándalo de corrupción Unión Europea-Qatar no es una sorpresa, Bruselas fomenta la sordidez

Eva Kaili, ex vicepresidenta del Parlamento Europeo

19/12/2022 – En Bruselas hubo conmoción, pero poca sorpresa, cuando el escándalo de corrupción de Qatar salpicó al Parlamento Europeo.

La detención de Eva Kaili, vicepresidenta del Parlamento, y de su marido, Francesco Giorgi, ayudante de otro eurodiputado, se produjo tras las redadas policiales y la confiscación de 900.000 euros escondidos en las maletas de la pareja. Otro ex eurodiputado, Antonio Panzeri, que como antiguo diputado tiene acceso vitalicio al Parlamento, fue detenido con 600.000 euros en efectivo.

Aunque la criminalidad manifiesta es rara, la reputación de venalidad y sordidez de la asamblea de la UE eliminó cualquier factor de sorpresa.

Como señaló Transparencia Internacional -que lleva tiempo denunciando los excesos de los eurodiputados-, el caso fue “atroz”, pero no un incidente aislado en una institución marcada por una “cultura de la impunidad”.

“No me sorprendería que hubiera más influencias indebidas entre bastidores, a veces con dinero por encima de la mesa”, dijo Michiel van Hulten, director de Transparencia Internacional en Bruselas y ex eurodiputado.

Qatar es bien conocido por hacer “regalos” a políticos occidentales, como en un caso reciente, un reloj Rolex valorado en 50.000 euros que se entregó a un funcionario francés que visitaba el emirato en misión diplomática.

Se advierte a los políticos de los riesgos que corren al reunirse con los qataríes tras un incidente ocurrido en 2009, cuando Bruno Le Maire, actual ministro francés de Finanzas, provocó un incidente diplomático al rechazar un reloj Patek Philippe de 85.000 euros.

Parlamento Europeo: Bajo la influencia

“Un ministro de Asuntos Exteriores que visita el emirato suele recibir un reloj Patek Philippe. Los visitantes de rango inferior recibirían un reloj Audemars Piguet [valorado en unos 60.000 euros]. Para los parlamentarios hay un Omega o un Rolex, y luego un Cartier”, escribió Christian Chesnot, periodista francés que ha trazado las tácticas diplomáticas de Qatar.

Políticos astutos como Le Maire rechazan los regalos, pero muchos eurodiputados -se cree que docenas- los han aceptado. Según las normas del Parlamento, los eurodiputados no pueden aceptar regalos por valor de más de 150 euros y deben declarar las atenciones sociales o los viajes. Pero el cumplimiento y la aplicación de la normativa no siempre se respetan, y en los dos últimos años sólo ocho eurodiputados, de una asamblea que cuenta con 705, han hecho declaraciones.

Los eurodiputados son conocidos por un fuerte sentido del derecho combinado con una sorprendente ausencia de responsabilidad cuando se trata de grupos de presión y de las enormes sumas de dinero público que reciben en sueldos y dietas.

Cada diputado cobra más de 112.000 euros al año, que tributan a un tipo impositivo especialmente bajo para los funcionarios de la UE, del 22%. En Bélgica, donde tiene su sede el Parlamento, el tipo impositivo normal supera el 50%.

Los altos sueldos, los bajos impuestos y las muchas prebendas están pensados para aislar a los eurodiputados de la tentación y el riesgo de corrupción, pero en realidad la forma en que se pagan los honorarios crea una cultura de la sordidez.

Por ejemplo, todos los eurodiputados reciben directamente una “asignación para gastos generales” de 4.778 euros al mes, o 57.336 euros anuales, para pagar los gastos de funcionamiento, sin incluir el personal de sus oficinas, fuera de los edificios del propio Parlamento, que pagan libre de impuestos.

No hay obligación de justificar los gastos, ni siquiera, desde octubre, de llevar una contabilidad que demuestre que el eurodiputado tiene siquiera una oficina. La “mesa” del Parlamento, un órgano administrativo compuesto en gran parte por los vicepresidentes de la asamblea, incluida Kaili antes de que fuera despojada de su cargo, se ha resistido a normas más estrictas.

Según Van Hulten, el Parlamento “ha fomentado durante décadas una cultura de impunidad, mediante una combinación de controles financieros laxos y una falta total de supervisión ética independiente”. “Cualquier intento de mejorar la rendición de cuentas es bloqueado por la Mesa del Parlamento, con el consentimiento de la mayoría de los eurodiputados”.

Otra prebenda son las retribuciones diarias de 338 euros que se pagan, de nuevo libres de impuestos, a los eurodiputados, en metálico si lo solicitan, sin necesidad de mostrar ningún justificante de gasto. Un eurodiputado asiduo puede llegar a embolsarse más de 65.000 euros al año, lo que le deja una buena cantidad de dinero después de sufragar los gastos de manutención, principalmente la vivienda. Los eurodiputados suelen ser sorprendidos firmando antes de irse a casa.

Además de todo esto, los eurodiputados disponen de un presupuesto personal de 320.808 euros anuales en concepto de retribuciones de asistencia parlamentaria, para pagar a su personal. Ese dinero es una poderosa herramienta de clientelismo y nepotismo dentro de los partidos políticos. Muchos eurodiputados utilizan tales dietas para asegurarse de que los cónyuges y familiares de sus colegas tengan empleos bien remunerados, en un quid pro quo o “tú me cubres la espalda, yo te cubro la tuya”.

En 2008 estalló un escándalo cuando varios periódicos, denunciaron un abuso generalizado de las recompensas pagadas a cónyuges o hijos de eurodiputados por puestos ficticios o a través de empresas familiares.

Independientemente de las acusaciones sobre Qatar, Kaili ya estaba siendo investigada por abuso de la asignación.

Mientras se resisten a las peticiones de transparencia en su propia casa, los eurodiputados exigen que otras instituciones de la UE publiquen auditorías internas completas antes de que el Parlamento dé el visto bueno a sus gastos presupuestarios anuales.

Sólo hay una institución de la UE que mantiene en secreto sus auditorías internas: el Parlamento Europeo. La razón es sencilla. Es de dominio público que la mayoría de los años el propio auditor de la asamblea detecta un riesgo de fraude generalizado en la gestión de los gastos de los eurodiputados. Sus informes se mantienen en secreto y los abusos continúan.

Además de los fastuosos sueldos y prebendas, más de una cuarta parte de los eurodiputados tenían el año pasado segundos empleos por un valor conjunto, según las declaraciones, de hasta 11,5 millones de euros. El sistema de autorregulación del Parlamento no ha sancionado a ningún eurodiputado desde 2016, a pesar de los flagrantes incumplimientos de las normas que se han hecho públicos. “En realidad, no hay consecuencias para quienes incumplen las normas. Y eso debe cambiar”, dijo Van Hulten. Muchos en Bruselas no contienen la respiración.

©2022- SalaStampa.Eu / BlogDiario.info – Información de dominio público

error: Content is protected !!

* 162 *