Press "Enter" to skip to content

China dice que ha vencido al Covid..¿la pandemia entonces es una excusa para controlar a su población?

En un lugar llamado Happiness, la miseria de la implacable guerra de China contra Covid se desbordó la semana pasada. Un matrimonio protestó con ira en la calle, gritando sus quejas, sólo para ser arrastrados al suelo y golpeados por los trabajadores sanitarios del gobierno.

El vídeo de la agresión se hizo viral en las redes sociales tras ser grabado por otro residente de Xingfu -que significa “felicidad”, nombre supuestamente propicio de muchas comunidades de toda China- en la provincia de Shandong.

A medida que crecía la indignación, las autoridades reaccionaron con una rapidez inusitada y detuvieron a siete agentes de la unidad Covid por sus acciones. La respuesta es comprensible: la opinión popular es imposible de calibrar en China, cada vez hay más pruebas en las redes sociales de la sospecha generalizada, de que la celosa aplicación del edicto de “cero Covid” de Xi Jinping, el líder de China, tiene ahora más que ver con la vigilancia, la política y la propaganda que con la salud pública.

El viernes pasado, Pekín anunció pequeños ajustes en las normas sobre el Covid, acortando el tiempo de cuarentena para los viajeros y poniendo fin a las detenciones de los “contactos cercanos de los contactos cercanos” de cualquier persona con un test positivo.

Sin embargo, el jueves 10 de noviembre, en una reunión del Politburó presidida por Xi, dejó claro que su política, denominada oficialmente “Covid dinámico cero”, permanecía sin cambios, al tiempo que se pedían medidas más específicas para combatir la pandemia.

Por ahora hay pocos indicios de una mayor relajación de las restricciones, ya que China se enfrenta a su mayor tasa de infección en seis meses.

Las autoridades de la capital han cerrado los parques de la ciudad y han impuesto otras restricciones, mientras que cuatro millones de personas en Guangzhou, el centro industrial del sur conocido como la “fábrica del mundo”, fueron encerradas después de que las infecciones aumentaran allí.

En los últimos días, el grupo de servicios financieros globales Nomura ha calculado que las medidas de cierre total y parcial estaban afectando a regiones que albergan a más de 280 millones de personas en China y a una octava parte de la economía. El crecimiento del PIB del país cayó a sólo el 0,4% a principios de este año, el segundo nivel más bajo en tres décadas, tras el cierre para los negocios de Shanghai, mientras que el desempleo para los jóvenes de 16 a 24 años es de casi el 20%. El colapso de la burbuja inmobiliaria ha agravado la contracción de Covid.

Las pruebas masivas y los cierres repentinos son la ilustración más llamativa de esta política. Más insidiosas son las aplicaciones para teléfonos inteligentes de seguimiento de contactos basadas en códigos QR que dominan la vida de cientos de millones de chinos.

La gente tiene que escanear el código QR para las actividades más básicas: entrar en una tienda o restaurante, coger un autobús o un tren, ir al cine. Si la aplicación muestra un resultado verde, pueden continuar. Si el resultado es rojo, lo que suele significar que se trata de un “contacto cercano” indefinido de alguien que ha dado positivo, se le envía a la cuarentena.

Se teme que las aplicaciones, y el control público que ofrecen, superen a otras restricciones como elemento permanente de la maquinaria de vigilancia china. El código comparte con las autoridades regionales una gran cantidad de datos personales, como el historial de viajes, los registros de salud y las personas con las que se ha reunido uno. Puede ser demasiado tentador para Xi no institucionalizar el sistema después de dirigir el desarrollo de un estado de Gran Hermano incluso antes de Covid.

Una valla rodea un barrio durante el bloqueo en el distrito de Changning, en Shanghái, después de que se registraran nuevos casos de Covid-19 la semana pasada.
Continuación...
Gente al Lavoro
People at Work/Gente al Trabajo