Press "Enter" to skip to content

Estados Unidos advierte que la invasión de Ucrania está prácticamente en marcha.

Por un lado, los esfuerzos diplomáticos cada vez más intensos de Emmanuel Macron para desescalar la crisis, y por otro, la advertencia de Estados Unidos de una invasión de Ucrania que ya no sería inminente sino que está prácticamente en marcha.

La crisis entre el Kremlin y Occidente se prolonga con declaraciones, mientras Bielorrusia advierte de que las tropas de Moscú permanecerán en su territorio incluso después del fin de las maniobras conjuntas.

Continúan los tiroteos en el Donbass, donde los separatistas prorrusos acusan a las fuerzas de Kiev de matar a dos civiles, los primeros desde que se reanudaron los combates en la región. Los civiles, según fuentes rebeldes, murieron en una descarga de artillería en la aldea de Pionerskoye, en la autoproclamada República de Lugansk, a siete kilómetros de la frontera rusa. El fuego de la artillería ucraniana destruyó cinco edificios, según la misma fuente. Cualquier incidente de este tipo corre el riesgo de provocar “consecuencias irreparables”, advierte el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. Precisamente por eso, el presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente francés, Macron, han acordado hoy en una nueva conversación telefónica entre ambas partes que hay que trabajar en la desescalada empezando por un alto el fuego en el este de Ucrania.

El anuncio del Elíseo fue confirmado por el Kremlin, y más tarde el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, también se dirigió a Macron y se mostró partidario de la “introducción inmediata” de una tregua mediante la convocatoria urgente de una reunión del grupo de contacto trilateral”, que incluye a Ucrania, Rusia y la OSCE – Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Este lunes está prevista una reunión de urgencia del grupo de contacto trilateral, así como una nueva conversación telefónica entre el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serghei Lavrov, y su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian. Puntualmente, las esperanzas de una solución diplomática se ven mermadas por las alarmas difundidas por la inteligencia estadounidense a través de los medios de comunicación: la CNN afirma que los rusos ya han desplegado el 75% de sus tropas convencionales en posición de ataque, mientras que en la CBS el corresponsal de seguridad nacional David Martin llega a afirmar que los comandantes rusos ya han recibido la orden de invadir Ucrania y están elaborando los planes necesarios. Una declaración que va más allá de la realizada unas horas antes por la vicepresidenta Kamala Harris, según la cual, a estas alturas, “Putin ha tomado su decisión”.

Y a la profecía catastrófica del primer ministro británico Boris Johnson, para quien Moscú está planeando “la mayor guerra en Europa desde 1945”. “No hay ninguna razón para que Rusia ataque a nadie”, replicó Peskov, pidiendo a los países occidentales que “vuelvan a ser razonables”. Pero las declaraciones del gobierno bielorruso, según las cuales Rusia dejará sus tropas en el país vecino incluso después de la finalización de las maniobras conjuntas de diez días, ciertamente no ayudan a aliviar las tensiones. Por el contrario, advierte el ministro de Defensa bielorruso, Viktor Khrenin, Moscú y Minsk han decidido crear una “fuerza de tarea adecuada, que esté preparada para luchar si es necesario”. Proclamaciones que, según el Elíseo, Putin negó en sus conversaciones con Macron.

Sin embargo, los vientos de la guerra no frenan la voluntad de encontrar una solución negociada. La crisis ucraniana y la situación de la seguridad en Europa en general serán debatidas de nuevo el lunes en Bruselas por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE. En esta ocasión, el jefe de la Farnesina, Luigi Di Maio, se reunirá con su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, que ya se había reunido en Kiev el martes, para un intercambio informal.

Mientras tanto, Joe Biden canceló el viaje que debería haberle llevado a Wilmington en las próximas horas -por un asunto familiar- quedándose hasta el lunes, día festivo del Día de los Presidentes. En cambio, el comandante en jefe permanecerá en la capital. Así lo anunció la Casa Blanca tras la reunión del Consejo de Seguridad Nacional sobre la crisis ucraniana.

Copyright © 2022 ElCanillita.info – DC24.News – PanPress.eu / SalaStampa.eu – Derechos reservados

Gente al Lavoro
People at Work/Gente al Trabajo